NC Informa

UECH les desea un próspero año 2021: “Que Dios nos dé fuerzas para seguir adelante”

Un año marcado por la vulneración de derechos hacia la Iglesia Evangélica y el arduo trabajo de Estudio Jurídico Luther para salir en su defensa.

La Unidad Evangélica de Chile (UECH) hace un recorrido por todo lo que ha significado este 2020. Una pandemia que mantuvo y sigue manteniendo a la sociedad bajo una crisis sanitaria a escala global, con muchas ciudades confinadas, pero con la esperanza de que este nuevo año sea uno donde al fin superemos este difícil momento.

Las iglesias evangélicas no quedan ajenas o indiferentes a este contexto, han debido adoptar nuevas formas para llegar a los hermanos y hermanas en la fe. Así también, han tenido que vivir momentos injustos, con restricciones arbitrarias, que atentan contra el derecho de libertad de culto suscrito en la constitución de Chile.

Frente a esta seguidilla de sucesos, el Obispo César Garrido, presidente de la UECH, realizó el siguiente balance.

“Este año, del cual solo quedan horas para que termine, debo decir que para ningún ser humano ha sido grato, hemos tenido momentos complejos, pero con la esperanza de que el próximo año sea más próspero, con mayores expectativas”, expresó.

“Llamo a los hermanos a no perder la esperanza y creo que es necesario hacer un balance a nivel personal pero también a nivel colectivo como congregación. En ese sentido debo señalar que no ha sido un año tan fructífero, pues la pandemia nos ha perjudicado en lo económico y más importante aún,  en lo espiritual”.

«Hay que ver el vaso medio lleno»

Sin embargo, no todo fue negativo. La pandemia también trajo consigo puntos positivos que el líder cristiano destaca.

«Gracias al apoyo de las redes sociales no hemos perdido el contacto con nuestras congregaciones. Esa comunión se sigue trabajando por medio de las herramientas tecnológicas. Con la Unidad Evangélica estamos activos en ese sentido, en la medida que es posible, hemos hecho los esfuerzos y la defensa ardua del Estudio Luther es algo que valoramos tremendamente», finalizó.

Recordemos que el Estudio Jurídico Luther ha estado frente a batallas legales para defender a pastores encarcelados, bajo detenciones injustas, arbitrarias y que carecen de un fundamento concreto.

Al respecto, Carlos Adams, abogado de Luther señaló: «Este año hemos vivo momentos muy complejos como iglesia evangélica, cambio en la manera de realizar los cultos; muchos hermanos y pastores contagiados e incluso fallecidos; y lo más grave, las múltiples detenciones que se vivieron en la región a propósito de la prohibición de celebrar actividades religiosas».

«Las noches que pasamos en los calabozos junto a nuestros pastores ha marcado al estudio jurídico Luther. Las defensas penales asumidas en todos Chile fueron de gran tensión pero hoy miramos con satisfacción los constantes triunfos judiciales y lo más relevante: la jurisprudencia que se sentó en cuanto a libertades religiosas y de reunión pocas veces discutidas en nuestro país», puntualizó.

Constituyentes que defiendan los valores de la iglesia

En cuanto a las expectativas para este nuevo año, indicó lo siguiente: «Esperamos participar activamente en el proceso de elección de constituyentes y asesoría en cuanto a la redacción y puntos a defender como iglesia evangélica. Damos gracias a Dios que colegas cristianos se han sumado a este trabajo en diferentes partes del país; lo que le permite al Estudio Jurídico Luther establecer una defensa rápida en cualquier punto del territorio nacional», destacó.

«No puedo dejar de resaltar la gran participación y valentía del presidente de la Unidad Evangélica, obispo César Garrido, que nunca abandonó a los pastores detenidos, siempre dio públicas declaraciones en defensa en los diferentes medios y me consta que madrugó por visitar las comisarías donde tenían detenidos a los pastores. Realmente sentimos mucho orgullo por el presidente de la UECH», finalizó.

En la misma línea, el Pastor Gerardo Muñoz, miembro de la UECH, hizo un llamado a la unidad y al compromiso de todos los seres humanos para salir adelante de esta crisis, una de las peores en los últimos 100 años.

«Hay dos cosas muy importantes. Si comenzamos analizando lo malo, debemos decir que con este virus se cerraron templos e iglesias. Asimismo, no pudimos seguir haciendo la obra, predicar, entregar la palabra; y fallecimientos, donde muchas personas perdieron la vida a causa de esta enfermedad. Por otro lado, entendemos que Dios permite que esto suceda por la siguiente razón: dentro de los hogares había desunión, falta de tiempo y cariño; pues estamos en el tiempo de la inmediatez e instantaneidad. Entonces, Dios permitió esto para unir a las familias, generar ese momento de comunicación interna que estaba quebrada».

«Dios abrió iglesias en los hogares»

«Puedo decir que Dios está con nosotros, en cada momento, en todos los corazones de quienes lo siguen. Si bien satanás cerró templos, Dios abrió iglesias en los hogares. Recordemos que las iglesias somos nosotros, quienes las integramos y es nuestra responsabilidad mantener nuestra fe».

«Muchas iglesias cerraron por la falta de recursos, y aún peor hermanos, hermanas y ministros dieron un paso al costado, dándole la espalda al Señor. Aprovecho para decirles, que Dios con nosotros ha sido bueno y nos ha librado; en su palabra lo dice: vendrán tiempos de prueba, de dificultad, pero de todas esas Dios nos librará».

Finalmente, el llamado que realiza es a la comunión, a la unidad familiar y a creer en este Dios grande y maravilloso que siempre está cuidando a su pueblo porque«el que habita bajo la sombra del altísimo, morará bajo sus alas«, sentenció.

¡UNIDAD EVANGÉLICA DE CHILE LES DESEA UN PRÓSPERO Y ESPERANZADOR AÑO NUEVO, PONIENDO AL SEÑOR POR SOBRE TODAS LAS COSAS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: